Convento de las Salesas Reales

La iglesia de las Salesas Reales es uno de los más importantes conjuntos arquitectónicos y escultóricos de Madrid. Barroco en su estructura y con detalles rococó en su decoración, entronca con la mejor tradición arquitectónica de Europa.

En la fachada, de triple pórtico con orden gigante rematado por frontón con el escudo de Bárbara de Braganza, destacan la gran riqueza ornamental con esculturas en hornacinas y medallones, detalles florales e importantes molduras. Su interior, de una sola nave cubierta por bóveda de cañón con lunetas y cúpula sobre pechina y tambor en el centro del crucero, conserva importantes obras, como los monumentos funerarios de Fernando XI y Bárbara de Braganza, mandados construir por Carlos III y realizados, según traza de Sabatini, por Francisco Gutiérrez, los dos mismos autores de la famosa Puerta de Alcalá. En el primero de ellos, distintas alegorías simbolizan la figura del monarca: dos leones, realizados en bronce, sostienen el cofre. A sus lados, las imágenes de la Abundancia y la Justicia que sostienen la balanza. Sobre el cofre, varios ángeles sostienen los símbolos del poder real y un medallón con el retrato de la reina.

Al otro lado de la nave se encuentra el monumento funerario del general O’Donnell, con estatua yacente, realizado en estilo neoplateresco por Jerónimo Suñol en el siglo XIX. En una capilla independiente se cobija el sepulcro de Doña Bárbara de Braganza, realizado en los mismos términos y por los mismos autores que el de su marido.

En 1870 el convento sufrió las consecuencias de la expropiación. La comunidad religiosa se trasladó entonces al convento de la calle Santa Engracia, las Salesas Nuevas, transformándose el monasterio original en Palacio de Justicia.

  • El Tiempo

  • Hoteles

  • Facebook

  • Twitter