Jardín Botánico

El Jardín Botánico responde al espíritu de la época en que fue creado. Los grandes viajes emprendidos por científicos de todo el mundo dieron como fruto el descubrimiento y catalogación de infinitas especies vegetales hasta entonces desconocidas. El coleccionismo surgió como consecuencia lógica y con él se crearon los jardines botánicos, que en toda Europa habrían de albergar las más raras especies traídas de los lugares más remotos. Es así también como surge este Jardín Botánico y a este se dedica todo bajo los auspicios de Carlos III, quien encarga a Juan de Villanueva la construcción y ordenación del mismo. Obra de este arquitecto es la reja que cierra el conjunto y la gran portada que da entrada al mismo.

Sin embargo, la fundación de este jardín fue más un traslado que una creación desde cero. En Madrid existía desde el siglo XVI un jardín botánico, cerca del Manzanares, camino de El Pardo, que se había anticipado, y con mucho, al espíritu ilustrado del siglo XVIII. No olvidemos que España había sido pionera en el descubrimiento de nuevas tierras y desde América había hecho llegar a Europa productos desconocidos para el viejo continente. La pequeña colección que se conservaba en el sitio conocido como ‘Migas Calientes’, daría lugar al nacimiento, bajo el reinado de Fernando VI, en 1775, del que fue en realidad el primer Botánico español. Bajo Carlos III se trasladó, ampliándose sustancialmente, al emplazamiento que hoy todavía disfruta en el Paseo del Prado y que, en un principio, incluía una mayor extensión de terreno, ocupando parte de la actual cuesta de Moyano y de la Glorieta de Atocha.

El Jardín Botánico se puede visitar cualquier día del año salvo Navidad y Año Nuevo. Para obtener más información sobre los horarios y las tarifas se puede visitar la página web del Jardín Botánico: http://www.rjb.csic.es

  • El Tiempo

  • Hoteles

  • Facebook

  • Twitter