La Bolsa de Comercio

El edificio de la Bolsa es una obra de finales del siglo XIX del arquitecto Enrique María Ripollés. Allí se concentran desde entonces los movimientos económicos que tantas inquietudes siguen despertando.

Ripollés, sobre el solar que había ocupado una parte del Palacio del Buen Retiro, levantó un sólido edificio que recuperaba elementos de la arquitectura clásica, integrándolo así en el entorno de los edificios cercanos. Tras la imponente fachada de columnas se accede a la sala de mercado de valores o salón de contrataciones, que ocupa el espacio interior central, cubierto por bóveda de hierro y cristal donde, desde su inauguración en 1893, se vienen realizando las operaciones de compra y venta de acciones de las principales empresas españolas. Un reloj barroco completa la decoración del salón.

Para quienes estén interesados, es posible visitar este edificio por dentro. Se puede obtener más información en la página web de la Bolsa de Madrid.

  • El Tiempo

  • Hoteles

  • Facebook

  • Twitter