Museo Romántico

El Museo Romántico se encuentra instalado en una casa edificada en 1779 por el arquitecto Manuel Martín Rodríguez, sobrino y discípulo de Ventura Rodríguez, para el general Marqués de Matallana.

Visitar este museo supone adentrarnos en aquellos años del siglo XIX en los que la vida, a un ritmo más lento, tenía una mayor intimidad. Tras los muros de este viejo palacio se mantienen protegidos los silencios, inquietudes y problemas de una generación de ‘románticos’, rancios en nuestro recuerdo, que en su momento fueron idealistas y revolucionarios, exaltados y antiacadémicos, liberales y antijerárquicos, inconformistas y soñadores.

Traspasando zaguán, escalera y vestíbulo donde vamos encontrando personajes que protagonizaron hechos históricos de distinta índole llegamos a la saleta de Isabel II, dedicada a esta reina de interesante biografía. Su retrato como reina sin derecho a ser niña, por Vicente López, es suficientemente explícito de las tensiones y problemas con los que se enfrentó siempre.

El museo está compuesto de diversas salas. Por ejemplo, en el Salón del Baile, el antiguo salón principal del palacio, hay una espectacular alfombra de la Real Fábrica de Tapices y una sillería de caoba tapizada en damasco azul que perteneció al ministro Antonio María Fabié. El comedor es otro de los ámbitos, junto a la alcoba femenina, entrañablemente logrados en el museo. A la calidad de su mobiliario hay que añadir la atención de otros detalles de ambiente, como los juguetes de una antigua casa de muñecas.

Para encontrar más información sobre los horarios y los precios de las entradas se puede visitar la página web del museo: http://museoromanticismo.mcu.es

  • El Tiempo

  • Hoteles

  • Facebook

  • Twitter