Panteón de Hombres Ilustres

A principios del siglo XVI, Carlos I transformó la antigua ermita de la Virgen de Atocha en convento de dominicos. Cuando en 1837 se convierte en Cuartel de Inválidos los enterramientos pasan a ser de jefes militares, adquiriendo un cierto carácter de panteón. Fue Fernando Arbós quién instalaría en este templo el Panteón Nacional.

Arbós concibió el panteón como espacio distinto a de la Basílica, dejando así constancia del carácter secular que debía revestir, si bien integrado en el conjunto a modo de claustro.

En el Panteón se encuentran enterrados personajes tan ilustres como el Marqués del Duero, Eduardo Dato, Práxedes Mateo Sagasta, José Canalejas y José Cánovas del Castillo. Los mausoleos son obra, la mayoría de ellos, de Mariano Benlliure, salvo de Cánovas, obra de Querol, y el de Ríos Rosas, construido por el catalán Stanvi. En el centro del claustro se erige una columna que resalta el carácter patriótico del lugar, donde figura la inscripción ‘Pro patria mortuis honor et pax’.

Se puede encontrar más información sobre el precio de las entradas y los horarios en la página web de Patrimonio Nacional.

  • El Tiempo

  • Hoteles

  • Facebook

  • Twitter