Parque del Retiro

Lago del Retiro.JPG El Parque del Retiro es la zona verde más representativa de Madrid. Su extensión, delimitada en todo su perímetro por una verja de hierro pese a su gran tamaño, es bastante más reducida que la tenía cuando este parque era el jardín del Palacio del Buen Retiro, lugar de descanso de la monarquía al que ésta se retiraba para olvidar el bullicio de la ciudad.

Buena idea de hasta dónde llegaban estas posesiones son el Casón del Buen Retiro, salón de baile del palacio, o el Salón de Reinos, en las dependencias del antiguo Museo del Ejército (hoy en Toledo), edificios situados fuera de los límites del parque.

El palacio del Buen Retiro, en donde se instaló la corte mientras duraron las obras del nuevo Palacio Real, fue destruido por las tropas francesas en 1812. Abandonado y con grandes destrozos, en época de la reina Isabel II su propiedad pasó de la Corona al pueblo de Madrid.

Desde entonces, el Parque del Retiro es el más concurrido y conocido de los parques madrileños. Su presencia, hoy en el centro de la ciudad, supone un verdadero ‘pulmón verde’ para la ciudad. En sus caminos vamos a poder ver esculturas de artistas de la talla de Mariano Benlliure, Victorio Mancho, Grasés Riera (autor del monumento a Alfonso XII en el estanque del parque, en la foto) o Ricardo Bellver (autor de la estatua del Angel Caído).

Hay que destacar, además, dos puntos más en la visita al parque: los jardines románticos diseñados por Isidro González Velázquez y el Palacio de Cristal, obra del mismo arquitecto de finales del siglo XIX.

Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico
  • El Tiempo

  • Hoteles

  • Facebook

  • Twitter