Plaza de España

Monumento a don Quijote y Sancho Panza.JPG La Plaza de España surge del solar del desaparecido cuartel de San Gil y de la plaza de San Marcial. Para ello hubo de solicitarse al Ministerio de la Guerra la cesión del solar del cuartel, algo que tuvo lugar en 1910, ya que éste era el punto de confluencia de la Gran Vía y el nuevo acceso a Madrid desde la estación de ferrocarril del Príncipe Pío.

Surgen alrededor de este nuevo espacio urbano algunos de los edificios más altos de Madrid, como son el Edificio España de la Compañía Inmobiliaria Metropolitana y la Torre de Madrid. El primero fue proyectado por el arquitecto Julián Otamendi y calculado por su hermano, el ingeniero José María Otamendi. Fue, durante años, un símbolo para Madrid, con un récord especial en su época por su número de ascensores, unos 30. Un gran edificio con cinco accesos, pasajes comerciales, oficinas, un restaurante, piscina en la última planta… 105 metros de ancho en su base y una altura de 117 metros. La Torre de Madrid fue proyectada también por los hermanos Otamendi pocos años más tarde. Fue inaugurado en 1957 y se presenta como un rascacielos moderno, esbelto y atrevido con 142 metros de altura. En su interior hay oficinas y viviendas que ofrecen, en su punto más alto, unas vistas espectaculares de la ciudad.

En el centro de la plaza, ajardinada en gran parte, se encuentra el Monumento a Cervantes (en la foto), obra del arquitecto Teodoro de Anasagasti y del escultor Federico Coullaut. El caballero andante y su fiel Sancho siguen su camino la pensativa mirada de su creador, el gran don Miguel de Cervantes. Las figuras, hechas en bronce, se recortan sobre un fondo en piedra que sirve de asiento a la escultura de Cervantes y de base a un globo terráqueo.

  • El Tiempo

  • Hoteles

  • Facebook

  • Twitter