Plaza de Oriente

Monumento a Felipe IV.JPG La Plaza de Oriente está situada entre el Palacio Real y el Teatro Real. Es un espacio público con una estructura muy cuidada, escenario entre otras cosas de las paradas y los honores militares que allí se vienen celebrando desde que los reyes establecieran en el palacio su residencia (actualmente establecida en el Palacio de la Zarzuela).

Ideada como lugar abierto en el que se pudieran encontrar un gran número de personas, no terminó nunca de definirse por completo, a pesar de los intentos urbanísticos de Carlos III y de Isabel II, cuando se colocó la estatua ecuestre de Felipe IV (en la foto). Solo hoy, aprovechando la última reforma del Teatro Real y la desaparición casi total del tráfico rodado de la superficie, se ha conseguido unificar los espacios entre la Plaza de Isabel II y la de la Armería mediante una extensa zona peatonal.

La estatua ecuestre de Felipe IV merece una mención realmente especial. Es obra de Pietro Tacca y fue realizada en 1640. Destaca por la postura del caballo, sustentado sobre sus patas traseras o en corbeta. El boceto de la misma era obra de Velázquez, quien no previó la hasta entonces insalvable dificultad de su ejecución. Fue Galileo Galilei quien encontró la solución para que la figura se sujetara sobre un punto tan alejado de su centro de gravedad. Bastaba con desplazar éste dejando hueca la mitad delantera y macizos los cuartos traseros del caballo.

  • El Tiempo

  • Hoteles

  • Facebook

  • Twitter