Catedral de Santa María la Real de la Almudena

Catedral de la Almudena (2).JPG La Catedral de Santa María la Real de la Almudena se comenzó a construir a finales del siglo XIX gracias a la intervención del Marqués de Cubas. Las obras se iniciaron por la calle Mayor, en donde se levantó la cripta, en estilo neorrománico, hoy parroquia de la Almudena, sobre la estructura de la antigua muralla árabe. Dicha cripta, levantada gracias a aportaciones privadas, conserva en su interior varias capillas funerarias pertenecientes a grandes familias madrileñas. En su altar mayor se encuentra la imagen de Santa María la Real de la Almudena, patrona de Madrid.

Sobre la cripta comenzó a construirse la estructura de la catedral, pero la falta de recursos económicos y los cambios políticos que vivió España finales del siglo XIX y principios del siglo XX trastocaron el orden social. La idea de una catedral dejó de tener viabilidad y las obras se paralizaron hasta después de la Guerra Civil. Fue entonces cuando, tras un concurso, tomaron las riendas del proyecto Fernando Chueca Goitia y Carlos Sidro, quienes dieron al exterior de la catedral un carácter más neoclásico, mientras que en el interior se respetó el gusto gótico ideado por el Marqués de Cubas. Sin embargo, las obras avanzaban a duras penas por la falta de recursos económicos. A raíz de una campaña popular impulsada por el periódico ABC se logró reunir una cantidad de dinero suficiente para proseguir con las obras, a lo cual se añadieron varias donaciones de instituciones públicas.

Catedral de la Almudena El interior de la nave, dividido en 5 naves con arcos y columnas góticas, destaca el sarcófago funerario que contiene los restos de San Isidro, el patrón de Madrid, flanqueado por dos tallas de madera policromada de los siglos XVII y XVIII, que representan al santo y a su mujer, Santa María de la Cabeza.

El Papa Juan Pablo II consagró, el 15 de junio de 1993, la catedral de Santa María la Real de la Almudena. Más de un siglo había transcurrido y la historia de la construcción del templo se enlazaba con la de las demás grandes catedrales europeas.

Actualmente se puede considerar que la catedral está completamente terminada después de las últimas adquisiciones de campanas para los campanarios de las torres.

Es posible acceder al interior del templo de manera gratuita, siempre respetando los horarios de culto. Además, junto al acceso de la fachada principal está la entrada al Museo de la Catedral de la Almudena, cuya misión es conservar, exhibir, investigar y comunicar los testimonios tangibles e intangibles de la historia de la diócesis de Madrid. La visita muestra a los Patronos de Madrid: La Virgen de la Almudena y San Isidro Labrador, y un recorrido por la vida de la Iglesia a través de los siete sacramentos. Se incluye, además, la posibilidad de subir a la cúpula de la catedral, desde donde se puede disfrutar de unas vistas increíbles de Madrid. Se puede encontrar más información en la página web de la Archidiócesis de Madrid.

  • El Tiempo

  • Hoteles

  • Facebook

  • Twitter