Teatro Real

Teatro Real.JPG El Teatro Real fue construido en 1850 en el mismo emplazamiento en el que se levantaba el antiguo teatro de los Caños. Su construcción comenzó en 1818, en tiempos de Fernando VII, y fue concluido e inaugurado por su hija Isabel II. Aprovechó la reina para cambiar el nombre de la plaza, que anteriormente era conocida como la de Prim.

Dos arquitectos intervinieron en la construcción del Teatro Real: Antonio López Aguado hasta 1831, cuando falleció, y Custodio Teodoro Moreno, hasta su finalización en 1850. La alta burguesía y aristocracia isabelinas tenían una nueva seña de identidad y Madrid se equiparaba un poco más a las grandes capitales europeas.

Del proyecto original de López Aguado solo vieron la luz la parte interior del edificio, que da a la Plaza de la Ópera, y las fachadas laterales. La principal, que mira a la Plaza de Oriente, fue diseñada por Isidro González Velázquez. Modificada con la superposición de un piso sobre los soportales originales por Joaquín de la Concha en 1884, vio cómo se reducía su gran terraza que miraba a Palacio. Llama la atención su planta poligonal, marcada por la disposición de las calles entre las que fue construido el edificio.

El proyecto sufrió sucesivas modificaciones con el paso del tiempo debido al gran lapsus de tiempo entre el inicio y el fin de las obras y a la falta de medios económicos que sufrió el reinado de Fernando VII. Después de haber pasado también por varios usos a lo largo de su historia, desde 1997 funciona como lo que realmente es y para lo que fue concebido desde un principio.

Para obtener más información sobre el programa anual y para comprar entradas hay que visitar la página web del Teatro Real. Existe, además, la posibilidad de hacer una visita guiada por los interiores del edificio. Se puede obtener más información pinchando aquí.

  • El Tiempo

  • Hoteles

  • Facebook

  • Twitter