Real Academia de Bellas Artes de San Fernando

La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando surge en tiempos de Felipe V, promovida por su camarín de artistas privados a instancia del escultor Juan Domingo Olivieri. Su propóstito básico era sintonizar España con las corrientes intelectuales europeas, donde ya se habían creado instituciones similares, así como la formación de los artistas españoles, de la que por primera vez se hará cargo el Estado.

Su inauguración tiene lugar el 13 de junio de 1752, recibiendo el nombre de San Fernando en honor al rey conquistador de Sevilla. Agrupaba como materias propias la Pintura, la Escultura y la Arquitectura. La Música entrará a formar parte de la Academia posteriormente, en 1873, y en los años de nuestra más reciente historia se incorporarán a ella la Fotografía y el Cine.

Ubicada al principio en un local de la Plaza Mayor, pronto se hace patente la necesidad de un espacio mayor. Tras una selección, el rey adquiere para la Academia el edificio que la albergará hasta hoy día, en el número 13 de la calle de Alcalá. Se trata del Palacio de Don Juan de Goyeneche, construido en estilo barroco por José de Churriguera y que será modificado por Diego de Villanueva, arquitecto miembro de la Academia, al que debemos la actual fachada, de estilo neoclásica.

En un primer momento el edificio albergaba también el Real Gabinete de Historia Natural, motivo por el cual existe una placa, todavía visible, en la fachada del museo que reza, en latín: “Carlos III unió bajo el mismo techo a la Naturaleza y al Arte en pública utilidad”. Fue precisamente este monarca el que diera el impulso definitivo a la Academia.

Sufrió dos intervenciones de manera reciente, sobre todo en lo que respecta al interior del museo. Así, fue reinaugurado por Sus Majestades los Reyes de España el 24 de febrero de 1997.

Hoy por hoy, el Museo de Bellas Artes es uno de los lugares más importantes para la pintura española después del Museo del Prado. En su interior, entre obras expuestas y almacenadas, hay unos 1.200 cuadros y más de 600 esculturas.

En sus salas vamos a poder contemplar obras de autores tan reconocidos como Ribera, Zurbarán, Velázquez, El Greco o Alonso Cano. Existen también una sala dedicada a Goya, que acoge un total de trece pinturas, destacando ‘El entierro de la sardina’, ‘La tirana’, ‘Godoy’ y ‘Juan de Villanueva’. En otras salas podremos ver obras de Rubens, Tintoretto, El Veronés y Carduccio.

De entre todas las demás obras pictóricas cabe resaltar el retrato de George Washington, realizado por Perovanni en 1796 y uno de los pocos auténticos que se conservan en el mundo de el presidente de los Estados Unidos. El pintor viajó a Filadelfia para realizar este retrato del primer presidente de la nueva nación, al que acompañan los símbolos de la fortaleza y la templanza que deben distinguir a un político.

Para obtener más información sobre los horarios de entrada al museo y el precio de las entradas hay que visitar su página web: http://rabasf.insde.es/

  • El Tiempo

  • Hoteles

  • Facebook

  • Twitter