Real Observatorio

La idea de crear un observatorio astronómico en Madrid fue idea del famoso marino y científico Jorge Juan. Felipe V le envió a tierras americanas en comisión científica y fundó a la vuelta, en 1753, un Observatorio Astronómico en Cádiz. Más tarde, con Carlos III siendo rey de España, Jorge Juan tuvo la idea de levantar un observatorio en la capital. Para ello se contrató al arquitecto preferido del rey, Juan de Villanueva, y al matemático Jiménez Coronado. Las obras se iniciaron en 1790 ya bajo el reinado de Carlos IV, continuador de ésta y muchoas más de las empresas de su padre.

El ritmo lento obligó a acondicionar temporalmente una nave para los instrumentos científicos. La Guerra de la Independencia supondría la paralización y destrucción de las obras (fueron utilizadas como polvorín), restaurándose el edificio en 1845 bajo la dirección del arquitecto Narciso Pascual y Colomer, habiéndose perdido la mayor parte de los instrumentos científicos del siglo XVIII. Funcionó como observatorio durante el siglo XIX, siendo restaurado un siglo más tarde, a finales de los años 70, por Antonio Fernández Alba, que rescató la correcta arquitectura de uno de nuestros principales edificios neoclásicos. Pórticos, rotonda, empleo de órdenes corintios y jónicos, simetría, equilibrio y euritmia, en un edificio que recuerda cómo la razón triunfó en la arquitectura.

Para saber más sobre las visitas al Real Observatorio de Madrid hay que visitar la página web del Instituto Geográfico Nacional.

  • El Tiempo

  • Hoteles

  • Facebook

  • Twitter