Museo del Prado

Museo del Prado.JPG El origen del Museo del Prado, emplazado en el Palacio de Villanueva, se encuentra en el proyecto urbanístico que el rey Carlos III planificó para la completa remodelación del Paseo del Prado, donde se instalarían un Jardín Botánico, un Observatorio Astronómico y un Gabinete de Ciencias Naturales. Éste último es que se le se encomendó a Juan de Villanueva, aunque su edificio finalmente fue la sede de la prestigiosa pinacoteca. Pero la decisión de que el edicficio se convirtiera en pinacoteca la tomó el nieto de Carlos III, Fernando VI, apoyado por su esposa, Isabel de Braganza. Se convirtió en el Real Museo de Pinturas y Esculturas, inaugurado el 10 de noviembre de 1819, donde se exponían obras de las colecciones reales; el encargado de la selección fue el Marqués de Santa Cruz, con la ayuda del pintor Vicente López. Fue el propio Marqués quien se encargó de recuperar obras de gran valor que habían sido perdidas durante la Guerra de la Independencia, como los cuadros de Rafael y Murillo que habían acabado en el Museo Napoleón de París. Además, la colección se completa con sucesivas adquisiciones, como la que el Barón Émile d’Erlanger realiza en el siglo XIX, cediendo al Museo del Prado la colección de pinturas negras de Francisco de Goya.

Museo del Prado Las colecciones reales de pintura, especialmente, tenían un enorme valor y contaban con obras extraordinarias. Fue Carlos V quién comenzó la creación de una colección pictórica que luego fue completándose con el esfuerzo los los sucesivos monarcas, Austrias y Borbones, que consiguieron crear una de las mejores pinacotecas del mundo con obras de incalculable valor. El descendimiento, de Weyden, que pasa de María de Hungría a su sobrino Felipe II: El Jardín de las Delicias, de El Bosco, adquirida también por Felipe II; o el Autorretrato de Durero, adquirido por Felipe IV en la almoneda de Carlos I de Inglaterra.

Una de las colecciones más sobresalientes del Museo del Prado es la de obras de Diego Velázquez, pintor de corte del rey Felipe IV. Esta condición ha sido la que ha permitido que la mayor parte de la obra del pintor sevillano fuera propiedad de las colecciones reales y que, posteriormente, haya pasado a los fondos del Museo.

Se puede obtener más información sobre los horarios y los precios de las entradas en la página web del museo: http://www.museodelprado.es/

  • El Tiempo

  • Hoteles

  • Facebook

  • Twitter