Casino de Madrid

Casino de Madrid.JPG El Casino de Madrid fue creado en 1836 por la iniciativa de 56 socios que instalaron su sede de reunión en el Palacio del Marqués de Santiago para trasladarse posteriormente a otros locales. Entre sus afiliados contaba con importantes personalidades de la vida social, económica y cultural, y eligió su nombre para distinguirse de otras “sociedades” de tintes más politizados.

A propuesta del Conde de Malladas, presidente de la entidad, se compraron en 1899 cuatro solares para levantar, en la calle de Alcalá, la que sería su definitiva sede social. Para tal fin se convocó un concurso internacional en 1905, que fue declarado desierto. El jurado adquirió varios de los proyectos presentados y tres arquitectos fueron los encargados de dirigir las obras: Farge, Esteve y López Salaberry, en calidad de arquitecto municipal.

En el edificio que alberga el Casino de Madrid se recogen los tres aspectos fundamentales que caracterizan las sociedades y círculos literarios: el social, reservado a la alta burguesía y la aristocracia; el cultural, donde se departían los temas de mayor actualidad; y el recreativo, más en consonancia con los clubes ingleses, en donde estaba vetada la presencia de la mujer hasta 1987.

La construcción se caracteriza por varios factores. Su fachada, donde la puerta principal no está centrada, tiene grandes miradores que posibilitan la contemplación pasiva de la calle y, especialmente, una impresionante escalera con su vestíbulo acristalado a partir de la cual se diferenciarán las distintas estancias para el socio y el invitado. Una lujosa decoración en la que se cuida hasta el más mínimo detalle, como las imponentes arañas de cristal, las monumentales escaleras o los espejos con bellos marcos dorados, contribuye de forma efectista a remarcar su carácter privilegiado.

El aspecto cultural se remarca con la aparición de diferentes salas y salones destinados a la lectura, el estudio y la charla. Se complementa con una faceta museística, puesto que su interior está decorado con pinturas de Cecilio Plá, Emilio Sala y Romero de Torres, entre otros, así como esculturas de Mariano Benlliure y Matero Inurria. Salas de billar, del juego de cartas, de ajedrez y demás completan un programa destinado al aprovechamiento del tiempo libre.

El Casino de Madrid solo permite el acceso a los socios del mismo. Sin embargo, es posible acceder al restaurante de la terraza. Para más información hay que consultar la web del Casino de Madrid.

  • El Tiempo

  • Hoteles

  • Facebook

  • Twitter