Colegiata de San Isidro el Real

Colegiata de San Isidro el Real La Colegiata de San Isidro el Real fue construida como iglesia del Colegio Imperial de la Compañía de Jesús bajo la advocación de San Francisco Javier por los arquitectos jesuitas Pedro Sánchez y Francisco Bautista, desde 1622 hasta 1644. La iglesia sustituyó a la parroquia de San Pedro y san Pablo, del siglo XVI, que fue demolida, junto al primitivo Colegio Imperial, siguiendo las instrucciones dejadas en su testamento por María de Austria (1528-1608), hija de Carlos I. Luis Román y Melchor de Bueras tomaron el relevo de las obras, consagrándose la iglesia el día de San Ignacio del año 1651 y continuando las obras en el Colegio. Será Carlos III quien, tras decretar la expulsión de los jesuitas en 1767 y confiscar todos sus bienes, cambie la advocación de la iglesia por la de San Isidro. Su interior fue entonces reformado por Ventura Rodríguez, que proyectó un nuevo presbiterio y el retablo del altar mayor, además de una rica decoración.

San Isidro el Real ha sido la Catedral de Madrid hasta la terminación de la Catedral de la Almudena, adonde se trasladaron dos imágenes históricas que eran veneradas en San Isidro: la Virgen de la Almudena y el Cristo de la Buena Muerte, como se conoce a este Jesús Crucificado de Juan de Mesa.

  • El Tiempo

  • Hoteles

  • Facebook

  • Twitter