Museo Arqueológico Nacional

Museo Arquelógico Nacional El 5 de julio de 1871, Amadeo I inauguraba el Museo Arqueológico Nacional, fundado por la reina Isabel II en 1867, y que se ubicó en el desaparecido Casino de la Reina de la calle Embajadores. En 1892 el museo se trasladó al que será su definitivo emplazamiento, ocupando una parte de la Biblioteca Nacional.

Sus primeros fondos lo formaban el monetario, la colección de antigüedades de la Biblioteca Nacional y objetos conservados en el Museo de Ciencias Naturales, el Gabinete de Historia Natural y la Escuela Diplomática. Más tarde los fondos se fueron incrementando con aportaciones de particulares e instituciones, así como con los objetos hallados en las múltiples excavaciones arqueológicas realizadas en nuestro país desde finales del siglo XIX.

El museo ofrece un recorrido que se inicia en los orígenes del hombre y termina en el siglo XIX. Así, a través de sus salas conoceremos desde las primeras noticias del hombre prehistórico gracias a objetos como la espada con remaches de plata, encontrada en Puertollano, o la estela de Solana de Cabañas. La muestra prehistórica más representativa y la de mayor popularidad es la reproducción de la cueva de Altamira. Avanzando en el tiempo, el museo nos acerca a otro de los elementos más destacables: la Dama de Elche. Este busto tan famoso se encuentra acompañado de otras dos esculturas más: la Dama de Ibiza y la Dama de Baza.

Egipto también cuenta con elementos importantes, esencialmente con arte funerario: sarcófagos policromados y momias centran la atención del visitante. Más adelante encontraremos muestras de arte griego y romano, destacando la Livia de Paestum, una magnífica escultura sedente de la segunda mujer de Augusto.

Se pasa luego por la etapa visigótica, de donde cabe destacar la riqueza y el diseño de la Corona de Rencesvinto. Más adelante se llega a los períodos románico y gótico, ambos vinculados al arte religioso, de los que cabe destacar el crucifijo de Don Fernando y Doña Sancha, realizado en marfil en el siglo XI, o la estatua orante de Pedro el Cruel, del siglo XV.

El museo se encuentra actualmente en la última fase de una profunda modernización de sus instalaciones. Es posible realizar visitas guiadas pero aún está lejos de ofrecer todo lo que antaño guardaban sus salas. Para más información hay que visitar la página web del museo: http://man.mcu.es/

  • El Tiempo

  • Hoteles

  • Facebook

  • Twitter