Real Academia de Bellas Artes de San Fernando

Real Academia de Bellas Artes de San Fernando

Real Academia de Bellas Artes de San Fernando

La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando surge en tiempos de Felipe V. La promovieron los artistas privados del monarca a instancia del escultor Juan Domingo Olivieri. Su propóstito básico era sintonizar España con las corrientes intelectuales europeas, donde ya se habían creado instituciones similares; así como la formación de los artistas españoles, de la que por primera vez se hará cargo el Estado.

Su inauguración tuvo lugar el 13 de junio de 1752. Recibió el nombre de San Fernando en honor al rey conquistador de Sevilla. Agrupaba como materias propias la Pintura, la Escultura y la Arquitectura. La Música entró a formar parte de la Academia posteriormente, en 1873. En los años de nuestra más reciente historia se incorporaron a ella la Fotografía y el Cine.

Ubicada al principio en un local de la Plaza Mayor, pronto se hace patente la necesidad de un espacio mayor. Tras una selección, el rey adquiere para la Academia el edificio que la albergará hasta hoy día, en el número 13 de la calle de Alcalá. Se trata del Palacio de Don Juan de Goyeneche. Se construyó en estilo barroco por José de Churriguera y lo modificó Diego de Villanueva. Él era arquitecto miembro de la Academia, al que debemos la actual fachada, de estilo neoclásica.

En un primer momento el edificio albergaba también el Real Gabinete de Historia Natural. Por esta razón existe una placa, todavía visible, en la fachada del museo que reza, en latín: “Carlos III unió bajo el mismo techo a la Naturaleza y al Arte en pública utilidad”. Fue precisamente este monarca el que diera el impulso definitivo a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Sufrió dos intervenciones de manera reciente, sobre todo en lo que respecta al interior del museo. Así, fue reinaugurado por Sus Majestades los Reyes de España el 24 de febrero de 1997.

Hoy por hoy, el Museo de Bellas Artes es uno de los lugares más importantes para la pintura española después del Museo del Prado. En su interior, entre obras expuestas y almacenadas, hay unos 1.200 cuadros y más de 600 esculturas.

En sus salas vamos a poder contemplar obras de autores tan reconocidos como Ribera; Zurbarán; Velázquez; El Greco; o Alonso Cano. Existen también una sala dedicada a Goya, que acoge un total de trece pinturas, destacando ‘El entierro de la sardina’, ‘La tirana’, ‘Godoy’ y ‘Juan de Villanueva’. En otras salas podremos ver obras de Rubens, Tintoretto, El Veronés y Carduccio.

De entre todas las demás obras pictóricas cabe resaltar el retrato de George Washington, realizado por Perovanni en 1796 y uno de los pocos auténticos que se conservan en el mundo de el presidente de los Estados Unidos. El pintor viajó a Filadelfia para realizar este retrato del primer presidente de la nueva nación, al que acompañan los símbolos de la fortaleza y la templanza que deben distinguir a un político.

Para obtener más información sobre los horarios de entrada al museo y el precio de las entradas hay que visitar su página web.

Mi ubicación
Cómo llegar

Museo Grassy

Museo Grassy

Museo Grassy

El Museo Grassy está situado en el número 1 de la Gran Vía. Es un museo dedicado al reloj antiguo. Nació gracias a la vocación de Alejandro Grassy, un maestro francés en el arte de la joyería y la relojería que instaló en el corazón comercial del Madrid de principios de siglo su primer comercio, la Unión Relojera Suiza.

Al mismo tiempo que crece su negocio, Grassy inicia una colección que abarca desde el siglo XVI al XIX. Alcanza la cifra de 500 relojes, dando lugar a uno de los museos de relojes más importantes del mundo. Encontraremos en él todo tipo de relojes: los de antesala; los de bolsillo; también los de carruajes; los de porcelana; o los de bronce.

Conserva el museo el primero reloj que adquiriera Alejandro Grassy para la colección, un autómata de sobremesa realizado en bronce de Nuremberg durante el siglo XVI, consistente en un mono en cuclillas, vestido con jubón, que sostiene con la mano derecha un espejo mientras que con la izquierda sujeta una cartela en la que se encuentra la esfera del reloj.

También encontramos en el museo piezas con un evidente significado histórico, como el reloj que fabricara Vaillant, relojero de la reina María Antonieta, para el Delfín de Francia, o el autómata de sobremesa que perteneciera a la emperatriz Eugenia de Montijo.

Para encontrar más información sobre la visita al Museo Grassy hay que visitar la página web de Joyerías Grassy.

Mi ubicación
Cómo llegar

Museo Cerralbo

Museo Cerralbo

Museo Cerralbo

El Museo Cerralbo está instalado en un espectacular palacete. Lo mandó construir don Enrique de Aguilera y Gamboa, Marqués de Cerralbo. Allí, además de residir, podía exhibir su extraordinaria colección artística y de antigüedades. Un tesoro que también contiene monedas, armaduras, pinturas, tapices, mobiliario y recuerdos personales. Fue académico de la Historia en varias capitales europeas, además de científico, historiador e impulsor de importantes campañas arqueológicas.

El palacio cuenta además con una serie de ambientes donde la porcelana o el mobiliario nos sitúa ante un importante museo de artes decorativas: habitaciones; salones; despachos y excusado de la época; salón de baile; comedor de gala; sala de billar; comedor de diario; o saleta de música. Las colecciones, los ambientes y la propia arquitectura de este edificio rescatan para Madrid uno de los conjuntos más interesantes a la hora de comprender la sociedad de una época, sus preocupaciones, sus problemas y su modernidad. El Marqués de Cerralbo, inmortalizado en el techo del salón de baile, elegantemente vestido, da la bienvenida a los invitados y nos introduce en ese ambiente tan complejo, contradictorio y rico que supuso el siglo XIX.

El Marqués de Cerralbo era un inquieto coleccionista que nació en Madrid el 8 de julio de 1845. Fue un gran estudiante y erudito, viajó por Europa desde joven, cultivó la poesía, las ciencias históricas y arqueológicas. Recibió condecoraciones de todo tipo, como la Orden del Espíritu Santo, Toisón y Gran Cruz de Carlos III.

En 1962 el palacete se convirtió en Museo Nacional y sufrió algunas modificaciones. Se realizaron bajo la supervisión de Fernando Chueca Goitia. Lo primero que encontramos al entrar en el museo es una escalera monumental de hierro forjado a mano, estilo Luis XV. Perteneció al palacio de doña Bárbara de Braganza en el Convento de las Salesas Reales. Lámparas de cristal de La Granja y de Venecia iluminan los dorados de bargueños; consolas o espejos, descubren jarrones, relojes, candelabros de Sajonia y también de Extremo Oriente. También sorprende la muestra de tejidos de distintas épocas que atesora la colección, como un fragmento de bandera que llevó un antepasado de la Casa de Cerralbo en la batalla de Clavijo. La colección de monedas, donde podremos encontrar ases ibéricos y amplia representación de la ceca medieval, se completa con una colección medallística también de primera línea.

Una de las colecciones más preciadas es la armería, donde encontraremos: armas prehistóricas; falcatas ibéricas; puñales de doble antena y espadas de la Edad de Bronce; armaduras de los siglos XVI y XVII; armas blancas y de fuego; así como una exposición de armas y también armaduras de culturas orientales.

La colección de pinturas es la más extensa del Museo Cerralbo. En ella se reúnen cuadros de las escuelas nórdica, francesa e italiana. Además de la amplia representación de la escuela española.

Se puede encontrar más información sobre el precio de las entradas y los horarios del museo en su página web.

Mi ubicación
Cómo llegar

Museo Thyssen-Bornemisza

Museo Thyssen-Bornemisza

Museo Thyssen-Bornemisza

El Museo Thyssen-Bornemisza alberga en sus salas la colección privada más importante del mundo. Se inauguró el 8 de octubre de 1992 por los Reyes de España. Se encuentra instalado en el antiguo palacio de Villahermosa. En su día se renovó según diseño del arquitecto Rafael Moneo. Posteriormente se amplió para poder ampliar el número de salas.

Se trata de una magnífica colección de más de 800 obras con las que se puede seguir la evolución de la pintura occidental desde el siglo XIII hasta el siglo XX. Entre los autores más famosos, encontraremos cuadros de Van Eyck, Van der Weyden, Durero, Picasso, Van Gogh y Rubens.

La visita se realiza de manera cronológica, empezando por los pintores del siglo XIII. En las primeras salas encontraremos cuadros de los primeros pintores italianos que decidieron usar un cuadro en vez de un muro como forma de expresar su arte. Una de las obras más destacables es ‘Jesús y la Samaritana’, obra de Duccio. Se pintó en 1310 para la catedral de Siena, realizada al temple sobre madera de álamo. Avanzamos en la visita al museo y encontramos un tríptico de Jan Van Eyck, la ‘Anunciación’; y el ‘Cristo resucitado’, de Bramantino, pintado a comienzos del siglo XVI.

Siguiendo este recorrido, ordenado cronológicamente, encontraremos alguna obra de pintores alemanes como Durero, representado con su ‘Jesús ante los doctores del templo’. Más adelante encontraremos cuadros de Tiziano, como ‘San Jerónimo en penitencia’; o las dos versiones de la Anunciación de El Greco. Dentro de la zona destinada al Barroco encontramos la ‘Santa Catalina’, de Caravaggio; o la ‘Lamentación ante el cuerpo de Cristo’, de José de Ribera. También encontraremos obras de Zurbarán, Rubens y Murillo, entre otros.

Destaca especialmente la zona dedicada al Impresionismo, donde encontraremos pinturas de los artistas más relevantes de este movimiento: Monet, Toulouse Lautrec, Degas, Pissarro, Renoir, Gaugin, Van Gogh y Cezanne, entre muchos otros.

Para obtener más información sobre el precio de las entradas y los horarios del museo hay que visitar su página web.

Mi ubicación
Cómo llegar

Real Observatorio

Real Observatorio

Real Observatorio

La idea de crear un Real Observatorio astronómico en Madrid fue idea del famoso marino y científico Jorge Juan. Felipe V le envió a tierras americanas en comisión científica. A su vuelta fundó, en 1753, un Observatorio Astronómico en Cádiz. Más tarde, con Carlos III siendo rey de España, Jorge Juan tuvo la idea de levantar un observatorio en la capital. Para ello se contrató al arquitecto preferido del rey, Juan de Villanueva, y al matemático Jiménez Coronado. Las obras se iniciaron en 1790 ya bajo el reinado de Carlos IV. El monarca continuó ésta y muchas más de las empresas de su padre.

El ritmo lento obligó a acondicionar temporalmente una nave para los instrumentos científicos. La Guerra de la Independencia supuso la paralización y destrucción de las obras (se utilizaron como polvorín). El edificio se restauró en 1845 bajo la dirección del arquitecto Narciso Pascual y Colomer. Desgraciadamente ya se habían perdido la mayor parte de los instrumentos científicos del siglo XVIII. Funcionó como observatorio durante el siglo XIX. Se restauró un siglo más tarde, a finales de los años 70, por Antonio Fernández Alba, que rescató la correcta arquitectura de uno de nuestros principales edificios neoclásicos. Pórticos, rotonda, empleo de órdenes corintios y jónicos, simetría, equilibrio y euritmia, en un edificio que recuerda cómo la razón triunfó en la arquitectura.

Está situado en una parcela aledaña al Parque del Retiro. Para saber más sobre las visitas al Real Observatorio de Madrid hay que visitar la página web del Instituto Geográfico Nacional.

Mi ubicación
Cómo llegar

Museo del Ferrocarril

Museo del Ferrocarril

Museo del Ferrocarril

El Museo del Ferrocarril quedó instalado en un primer momento en el Palacio de Fernán Nuñez, desde 1964 hasta 1980. En este año se trasladó a su actual emplazamiento, la estación de Delicias, que había dejado de prestar servicio en 1971. De esta manera, el edificio que inaugurara el rey Alfonso XII y su augusta esposa, María Cristina, eludió la piqueta. Se procedió así a su restauración parcial. La estación se construyó en 1880 según proyecto del ingeniero francés Emile Cachelievre. Lo diseñó siguiendo la tipología que para este tipo de construcción se había adoptado en Europa y América.

En su interior hay más de 30 unidades móviles, tanto de tracción (locomotoras) como de remolque (vagones). La tardía desaparición en España de los trenes de vapor (en 1975 se da de baja la última unidad) permitió la conservación de numerosas locomotoras de este tipo. Desde la llamativa ‘Mikado’ hasta la impresionante ‘Confederación’. Es la más grande de Europa, capaz de alcanzar los 140 km/h. Se construyó en España en 1956. Entre las locomotoras diésel existe también una pieza única y conocida como ‘Marilyn’. Es de origen norteamericano. Tiene carácter innovador por el sugerente movimiento que sus ejes le proporciona. No podía faltar en los andenes el tren que supuso una revolución en la industria española y en este medio de locomoción: el ‘Talgo II’.

Por lo que respecta al material remolcado, la selección que muestra el museo no tiene desperdicio. El lujo del coche-salón de 1928, compartido con el coche-cafetería del mismo año, acompaña al diseño y confort de otro coche-salón de 1889, asignado a los viajes que realizaban los directos de su empresa propietaria, la ‘Compañía de Bilbao y Portugalete’.

El museo cuenta, además, con una sala dedicada a mostrar reproducciones a escala de estaciones. También cuenta con otros objetos funcionales, destacando el reloj que señaló la hora del primer tren español.

Se puede encontrar más información sobre el precio de las entradas y los horarios del museo en su página web.

Mi ubicación
Cómo llegar

Casa Museo de Lope de Vega

Casa Museo de Lope de Vega

Casa Museo de Lope de Vega

La Casa Museo de Lope de Vega se encuentra situada cerca del Palacio de Santoña. En esta vivienda falleció Félix Lope de Vega y Carpio. Se declaró Monumento Nacional en 1935. Se trata del edificio que el escritor adquirió en 1610 y en el que murió el 26 de agosto de 1635. Le enterraron en la cercana iglesia parroquial de San Sebastián.

El exterior mantiene la arquitectura de la época, con dos plantas rematadas en buhardilla, cuya fachada de ladrillo y piedra abre en su planta principal grandes balcones. La restauró el arquitecto Fernando Chueca Goitia en los años sesenta. Se reconstruyó su interior y se rescataron el mobiliario y la decoración de la época, del siglo XVII.

El Madrid donde Lope de Vega vive, sufre y ama intensamente experimentó a lo largo de los 72 años de su existencia unas importantes transformaciones. Lope fue testigo de los cambios de esa pequeña villa de reducido perímetro durante su niñez. Saltó incontenible de su recinto medieval para formar nuevos arrabales y desparramarse hacia el Prado y el Buen Retiro. Ya en plena madurez del poeta alcanzó el esplendor fastuoso de una Corte opulenta. Esto fue en tiempos de Felipe IV, cuando la vida de Lope tocaba a su fin.

La entrada es gratuita. Para saber más sobre los horarios y las condiciones de las visitas, hay que visitar la página web del museo.

Mi ubicación
Cómo llegar

Real Academia de la Historia

Real Academia de la Historia

Real Academia de la Historia

La Real Academia de la Historia surge a raíz de una tertulia cultural y artística que tuvo lugar en 1735 entre un grupo de ilustrados. Sus miembros solicitaron permiso a Felipe V para celebrar las sesiones en la biblioteca del Rey. El monarca les concedió esa licencia y la primera sesión se celebró el 14 de mayo de 1736. Dos años después, Felipe V acogió la institución bajo su protección. Nacía así la Real Academia Española de la Historia.

En 1773 trasladó su sede a la Casa de la Panadería, en la Plaza Mayor. Poco después estableció la que resultaría definitiva en la antigua casa del Nuevo Rezado de la calle del León. Es un edificio neoclásico del siglo XVIII, proyectado por Juan de Villanueva.

En su biblioteca se almacenan cerca de medio millón de volúmenes, casi todos anteriores al siglo XVIII. Todos ellos están a disposición de los investigadores y académicos que, en el ambiente sosegado e íntimo de sus dos salas de lectura, desentrañan la historia española a través de incunables, Códices y manuscritos. Esta biblioteca solo es superada en Madrid por la Nacional.

Una de las joyas que hay en este edificio es el Códice Emilianense, del siglo X. En sus glosas marginales se hallan las primeras palabras escritas en castellano y en vasco. La Academia también guarda obras de arte como el retablo de Monasterio de Piedra. Se realizó a finales del siglo XIV en estilo gótico-mudéjar. También merece especial mención la perfección y sutileza del ‘Disco de Teodosio’, una de las mejores obras de la orfebrería romana, un impresionante disco de plata en el que aparece grabado el emperador rodeado de sus hijos Arcadio y Honorio y de la Guardia Bárbara, repleto de movimiento y simbología.

La pinacoteca de la Academia tampoco desmerece con respecto al resto de tesoros. Destacan los cuatro retratos efectuados por Goya por encargo de la Academia, así como el retrato de la reina Isabel la Católica, obra de Juan de Flandes.

Se puede encontrar más información sobre la Real Academia de la Historia en su página web.

Mi ubicación
Cómo llegar

Museo de Historia

Museo de Historia

Museo de Historia

El Museo de Historia, antiguo Museo Municipal, se encuentra situado en el número 78 de la calle Fuencarral. Está albergado en el interior del antiguo Real Hospicio de San Fernando, en el que destaca una espectacular portada churrigueresca. Construido por Pedro de Ribera en el siglo XVIII, se inauguró como museo el 10 de junio de 1929.

Este museo trata la historia de la ciudad de Madrid desde sus orígenes hasta nuestros días. Comienza el recorrido con los restos de los primeros asentamientos humanos en la zona en la que posteriormente se levantaría la ciudad. Estos restos pertenecen al Paleolítico inferior. Con los romanos se comenzaron a formar los primeros núcleos urbanos alrededor de la futura ciudad: Complutum (Alcalá de Henares); Titulcia; Villaverde Bajo; o Getafe.

Bajo la dominación árabe es cuando Madrid surge como ciudad. Denominada Magerit, se enclava en un lugar estratégico para la defensa del emirato. A partir de esta fecha (siglo IX) comienza la verdadera historia de la ciudad, reflejada en las obras que conserva el Museo de Historia.

A mediados del siglo XVI la ciudad se establece como capital del reino. Su Alcázar resalta sobre el resto de edificios de la pequeña ciudad. Un siglo después comienzan las primeras intervenciones urbanísticas de los Austrias, que marcan el actual casco histórico de Madrid. Con Carlos III, ya en el siglo XVIII, la ciudad comienza un período importante de modernización. La ciudad no para de crecer en el siglo XIX a pesar de la invasión francesa, pero es sobre todo en el siglo XX cuando Madrid sufre su verdadero ‘boom’ urbanístico.

Todo este recorrido histórico se realiza a través de numerosas obras de gran valor artístico.

La entrada es gratuita. El horario es el siguiente: martes a domingos de 10 a 20 horas. Cerrado todos los lunes y los días 1 y 6 de enero, 1 de mayo, 24, 25 y 31 de diciembre. Se puede encontrar más información en la página web del museo.

Mi ubicación
Cómo llegar

Museo del Romanticismo

Museo del Romanticismo

Museo del Romanticismo

El Museo del Romanticismo se encuentra instalado en una casa edificada en 1779 por el arquitecto Manuel Martín Rodríguez. Fue sobrino y discípulo de Ventura Rodríguez. Realizó el encargo para el general Marqués de Matallana.

Visitar este museo supone adentrarnos en pleno siglo XIX. Una época en la que la vida iba a un ritmo más lento, tenía una mayor intimidad. Tras los muros de este viejo palacio encontraremos los silencios, inquietudes y problemas de una generación de ‘románticos’. Gente rancia en nuestro recuerdo, que en su momento fueron idealistas y revolucionarios; exaltados y antiacadémicos; liberales y antijerárquicos; inconformistas y soñadores.

Primero traspasaremos el zaguán, la escalera y el vestíbulo. Allí veremos personajes que protagonizaron hechos históricos de distinta índole. Llegaremos luego a la saleta de Isabel II, dedicada a esta reina de interesante biografía. Su retrato como reina sin derecho a ser niña, por Vicente López, es suficientemente explícito de las tensiones y problemas con los que se enfrentó siempre.

El museo está compuesto de diversas salas. Por ejemplo, en el Salón del Baile, el antiguo salón principal del palacio, hay una espectacular alfombra de la Real Fábrica de Tapices y una sillería de caoba tapizada en damasco azul que perteneció al ministro Antonio María Fabié. El comedor es otro de los ámbitos, junto a la alcoba femenina, entrañablemente logrados en el museo. A la calidad de su mobiliario hay que añadir la atención de otros detalles de ambiente, como los juguetes de una antigua casa de muñecas.

Para encontrar más información sobre los horarios y los precios de las entradas se puede visitar la página web del museo.

Mi ubicación
Cómo llegar